La Vall d’Ora

Belleza e historia

La Vall d’Ora está situada al extremo este del municipio de Navès, enmarcada al norte por la sierra de Busa y los riscales de Travil y bañada por el río Aigua d’Ora. El paisaje, modelado al largo de los siglos, con el río como eje vertebrador, está formado por campos y pasturas rodeados por bosques de pinos, encinas y robles, que conforman un valle de gran riqueza y singular belleza.

Las iglesias románicas, la leyenda del Comte Guifré y los escondrijos de la Guerra Civil, entre otros, nos anuncian que nos encontramos en un lugar lleno de historia.

La Vall d’Ora está llena de rincones de gran belleza y con mucha historia. Os proponemos visitar algunos

Sant Pere de Graudescales

La iglesia que hoy podemos visitar fue consagrada el año 913 y se convirtió en un monasterio benedictino el 960. Esta comunidad decayó a finales del siglo XIII, pero continuó haciendo las funciones parroquiales hasta principios del XVIII. La iglesia románica actual, declarada Bien Cultural de Interés Nacional, solo tiene una nave con planta de cruz latina y tres ábsides decorados con arcuaciones ciegas, muy comunes durante el románico de la Cataluña medieval.

Sant Andreu de la Móra

Aunque su apariencia actual es la correspondiente a las ampliaciones efectuadas en los siglos XVII y XVIII, ya aparece en la documentación de la Alta Edad Media. Desde aquí se puede admirar un buen tramo del valle y podemos identificar las masías del Solà y del Pujol, y también los molinos de ca l’Ambròs y Cal Guirre. Actualmente está cerrada.

Santa Eulàlia de la Vall

Es el actual templo parroquial, que aglutina las antiguas parroquias del valle. De origen románico, fue construida de nuevo al siglo XVII aprovechando paredes del antiguo edificio. Actualmente está cerrada.

Refugio de los “emboscats”

El valle también ha sido escenario de conflictos. Por ejemplo, en época carlina o durante la Guerra Civil, cuando la montaña se convirtió en refugio de “emboscats”, esos hombres en edad militar que no se presentaron a la llamada a filas y, para no ser encontrados, se escondieron en la montaña.

El monumento a Guifré el Pilós (Wifredo el Velloso)

La Vall d’Ora ha sido identificada como una de las posibles localizaciones del castillo de Aura, donde murió Guifré el Pilós en la batalla contra el caudillo musulmán de Lérida, Llop Ibn Muhammad, durante la razzia del año 897.

Cuenta la leyenda popular que, durante la batalla, Guifré el Pilós fue herido de muerte y que el rey franco, Carlos el Calbo, dibujó, cogiendo su sangre, las cuatro barras sobre el escudo dorado. Este hubiera sido el origen de las cuatro barras de la bandera de Catalunya.

Camino hacia Busa

El camino hacia Busa es un recorrido de unos 6 km que, desde el valle, permite acceder a la carena de Busa siguiendo una serie de senderos desde donde las vistas son espectaculares.

El río Aigua d’Ora

Este afluente del Cardener, con el cual se encuentra cerca de Cardona, nace en el municipio de Gósol. Después de pasar el congosto de Sant Pere de Graudescales, entra a la Vall d’Ora, por donde discurre enmarcado por un paisaje bastante abrupto hasta Sorba, donde el valle se ensancha.

El camino del canal

En la Vall d’Ora, el río tiene poco desnivel y eso generó la creación de un canal que, durante unos 800 metros, discurre paralelo al río. Este canal es el que alimenta las rodelas de cal Guirre (tres molinos y una serradora de lagar) y, más tarde, el molino de ca l’Ambròs (un molino de rampa) para volver, de nuevo, el agua que sobra al río. Un sendero que discurre entre la frondosa vegetación y este canal centenario os acompañarán a ver ambos molinos