Bienvenidos

al valle donde conviven presente y pasado

El Ecomuseu está formado por la antigua escuela de la Vall ( el “Estudi”), ca l’Ambròs, al lado, y, a unos 500 m siguiendo el recorrido del canal, cal Guirre. Aquí descubriréis cómo era la vida  en las masías y los trabajos de molineros, madereros, herreros, etc.

El “Estudi”

El “Estudi” es el edificio de la antigua escuela de los niños de la Vall d’Ora. En la planta baja se daban las clases y en el piso de arriba vivía la maestra. Actualmente, el “Estudi” es el espacio de recepción de los visitantes del Ecomuseo. Aquí podremos ver una pequeña muestra de las herramientas que utilizaban los habitantes del valle, desde utensilios propios del hogar a herramientas para trabajar el campo, pasando por todo tipo de utensilios propios de los oficios que antes garantizaban la supervivencia en la zona. También podremos ver un audiovisual donde las protagonistas son las últimas molineras del valle, que nos explican cómo se vivía allí. Es una primera introducción a todo lo que iremos viendo durante el recorrido que aquí empieza.

Ca l'Ambròs

A pocos metros del “Estudi”, travesando un puente medieval, encontramos ca l’Ambròs. Aquí podemos visitar la serradora y la sala de molienda, dos espacios con una larga historia,  puesto que los encontramos citados ya en la documentación escrita del siglo XVI. La serradora, de sierra de cinta circular, también tiene, como era habitual, una máquina de afilar. Todo funciona gracias a un engranaje articulado por la fuerza hidráulica. A la sala de molienda, encontramos dos molinos, el torno de harina y el lavadero.

Cal Guirre

Siguiendo el camino del agua, a unos 500 metros arriba, llegaremos a cal Guirre, un conjunto formado por el molino, la serradora, la herrería y la carpintería. Es un conjunto arquitectónico restaurado y habilitado para las visitas desde el año 2015, de modo que el molino y la serradora se pueden ver en funcionamiento y podremos visitar la herrería tal y como era cuando aún trabajaba el herrero. En el piso superior, también podremos entrar en la vivienda donde vivieron los últimos molineros, con la chimenea, el comedor, la sala, los dormitorios… aquí, por unos momentos, podremos imaginarnos cómo vivían los habitantes del valle hace un siglo.

En el Valle se trabajo todo tipo de oficios que garantizaban la supervivencia en la zona.

Los diferentes espacios museizados también cuentan con una muestra de herramientas según sea el oficio.

El río Agua de Ora, la montaña de Busa y de Trevil, el románico y muchos otros encantos que vale la pena vivir.

La Vall d'Ora

Un valle donde conviven presente y pasado